La RAE y los “okupas”

373525Quien ha vivido en Lima sabe perfectamente de que se tratan las invasiones de terrenos. Se dice que todo comenzó en el Distrito de Villa El Salvador, en Lima, desde antes de 1960. En aquellos años este fenómeno social (que también tenia tintes políticos) respondía a la necesidad de ocupar terrenos del estado y/o privados, sin consentimiento y a la fuerza. La consigna era simple, levantar una pequeña choza de esteras y coronarla con la bandera nacional.

Desde ese momento se podía ejercer libremente la posesión de un lote de terreno. Más aún si como producto de la invasión los ocupantes se organizarían  en comités de vivienda donde registraban los terrenos, sus linderos y áreas correspondientes.

Pero allí no terminaba el largo camino de la informalidad; los nuevos ocupantes de terrenos perseguirían alcanzar los servicios básicos de agua potable, luz y desagüe. En promedio cada asentamiento humano tardaba cerca de 5 a 10 años en esperar el visto bueno del gobierno central y los gobiernos locales para estas concesiones. Suficiente tiempo como para sentirse dueño de un lote de terreno y seguir ejerciendo derechos de propiedad (arrendamiento, compra-venta, subdivisiones de terreno, independizaciones, entre otros)

¿Y que tiene que ver la Real Academia Española con este tema de invasores?. Esto también nace de otro fenómeno social como lo es la crisis económica Europea, siendo España una de las más afectadas y en donde la burbuja inmobiliaria ha sido uno de los tantos factores de la crisis. No está demás decir que los ocupantes de inmuebles no pueden ejercer sus derechos de propiedad porque dependen de la cancelación de créditos hipotecarios; siendo los bancos quienes pretenden recobrar el capital invertido iniciando procesos de desahucio quedando en total desamparo a los ahora denominados “okupas”. Si, así es, en el país Ibérico se les ha considerado una denominación a los también llamados poseedores ilegales de inmuebles.

La RAE (desde el 22 de Junio de 2012) ha incorporado el termino “okupa” para reivindicar las acciones del ser humano en tiempos de crisis, y en el presente caso, sobre el ejercicio de un derecho de posesión y/o ocupación de viviendas o locales deshabitados. Los españoles han tomado esta iniciativa de la RAE como una victoria política sin precedentes.

Okupa: (Acort. de ocupante, con k, letra que refleja una voluntad de transgresión de las normas ortográficas)

1.- adj. jerg. Dicho de un movimiento radical: Que propugna la ocupación de viviendas o locales deshabitados.

Para concluir, nuestro ordenamiento legal (Perú) recoge la figura de la posesión como base de la usucapión, pero estas instituciones trabajan en conjunto dentro de un proceso ya sea administrativo o judicial para lograr la reivindicación de un derecho de propiedad; el termino “okupa” entonces bien podría servir para identificar a los actores de estos procesos que desde ya tienen un respaldo y reconocimiento el mundo de las letras.

Puede que sea innecesario, pero resultaría interesante ver este nuevo termino/vocablo en las futuras demandas judiciales referidas a procesos de desahucio, prescripción adquisitiva de dominio o incluso en materia constitucional en donde se permita identificar plenamente a los accionantes y su derecho de propiedad reivindicado por una institución como la RAE.

Foto: Consuelo Vargas
El Comercio.
Anuncios